Llámanos al 902 908 739 - 967 21 64 94 o ¿Quieres que te llamemos?

Seguro de Responsabilidad Civil para Empresas

Seguro de Responsabilidad Civil para Empresas

¿Que es la responsabilidad civil para empresas?

La responsabilidad civil para empresas es aquella obligación que surge de un comportamiento incorrecto, desde el punto de vista de la ley. Es de carácter económico, y ante todo hay que distinguirla de la responsabilidad penal, ya que ésta supone el ingreso en la cárcel de su autor mientras que la civil, supone la obligación de indemnizar económicamente al perjudicado.

Concepto según la ley

La ley, por su parte, establece este concepto en el artículo 1902 del Código civil en el que textualmente dice: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

El art. 1903 del Cc, por su parte indica que “la obligación que impone el artículo anterior es exigible, no sólo por los actos u omisiones propios, sino por los de aquellas personas de quienes se debe responder“.

Esto significa que no sólo somos responsables civiles de los daños cometidos por nuestros propios actos, sino también por los daños causados por los hijos que tenemos bajo nuestra guarda, por los menores o incapacitados que están bajo nuestra autoridad o tutela, los directores de los colegios por los perjuicios y daños que cometan los alumnos del centro o incluso los propietarios o directores de las empresas por los daños que puedan cometer sus dependientes o sus empleados.

Clases de responsabilidad civil

Básicamente hay dos grandes clases de responsabilidad civil:

  • Por un lado está la contractual, que como su propio nombre indica, ésta es la que se deriva de la existencia de un contrato; surge como consecuencia de que entre dos o más personas, particulares o sociedades, se haya celebrado un contrato. Su origen está en un principio que contiene el Código Civil, referido a las obligaciones contractuales en que se sanciona a aquellas personas que, en el cumplimiento de lo contratos actúen con mala fides o mala fe o con negligencia, así como también aquellas personas que se retrasan o se demoran un sus obligaciones.
  • Por otro lado está la extracontractual, que es la que se origina cuando se causa un daño pero sin la existencia de un contrato previo entre la la persona que lo ha causado y la persona que ha resultado perjudicada. Éste es el caso de que por ejemplo una persona a por la calle paseando y por un golpe de viento, una teja cae y le da en la cabeza. Como se puede apreciar en este caso, no hay ninguna relación contractual entre las personas implicadas, por lo que la responsabilidad que entraría en juego sería la extracontractual, o también llamada más técnicamente la aquiliana, por eso, por la inexistencia de acuerdo entre el causante y el perjudicado.

¿Por qué?

Cada vez son más exigentes las leyes tendente a garantizar los daños a consumidores de productos y cada vez más, existe una gran sensibilidad en denunciar estos daños y perjuicios. El consumidor perjudicado, mediante una intoxicación, por ejemplo, lo primero que hace es denunciar. Pero no solo se busca la protección frente a los perjuicios causados por la venta o elaboración de productos, sino, ¿qué ocurre en el supuesto, cada vez más frecuente, de la caída de clientes en los establecimientos?.

Los comerciantes de restauración/alimentación no solo ofrecen buenos productos para satisfacer a los más exigentes clientes, sino locales para dar comodidad y confort, como salones recreativos, piscinas, áreas destinada a juegos para los más pequeños, salas de conferencias, etc., etc., y todo esto requiere un seguro que cubra todas los posibles daños tanto materiales como personales a estos clientes.

Para comercios de restauración (bares, restaurantes, … ), en comunidades autónomas como Andalucía, Valencia o Cataluña se exige la contratación de un seguro de Responsabilidad Civil cuyo capital depende del aforo del local pudiendo exigir hasta 1.201.000 euros.

También impera la necesidad de contratar un seguro de Responsabilidad Civil, pues la Ley General para la defensa de los consumidores y usuarios (R.D. legislativo 1/2007 de 16 de noviembre), responsabiliza al distribuidor/comerciante de los perjuicios causados por los productos comercializados aunque la causa del daño sea culpa del fabricante, productor y/o elaborador, sin perjuicio de que posteriormente pueda reclamar a dicho fabricante, productor y/o elaborador.

Seguro para Directivos y altos cargos:

La Ley de Sociedades Anónimas modificó ampliamente el régimen de responsabilidad de los administradores sociales. Supuso un importante incremento de su responsabilidad debiendo responder con su patrimonio personal de cuantos perjuicios ocasionen a la sociedad o a terceros, por actos realizados sin la diligencia con la que debieran desempeñar el cargo.

Responsabilidad Civil de Administradores Sociales y Personal Directivo.

Indemnizaciones por responsabilidad civil de los Administradores sociales y personal directivo en el ejercicio de sus funciones al servicio de la sociedad tomadora del seguro siempre que medie culpa o negligencia en el desempeño de su cargo.

Tienen la consideración de terceros:

  • La propia empresa o sociedad tomadora del seguro.
  • Los accionistas, socios o partícipes o una parte de ellos.
  • Los trabajadores o empleados.
  • Los acreedores, como proveedores y suministradores.
  • Otros terceros con intereses vulnerados.

Gastos de defensa y fianzas.

La defensa del asegurado frente a la reclamación asumiendo MAPFRE los costes y gastos judiciales y extrajudiciales.

La constitución de las fianzas judiciales exigidas para garantizar la responsabilidad civil del Asegurado.

Coberturas opcionales

Sociedades Filiales : La cobertura de la Póliza puede extenderse a las responsabilidades de los altos cargos de la sociedad matriz que desarrollen funciones de representación o gestión en otras sociedades del grupo, o incluso dentro de la cobertura de la póliza como si cada una de ellas hubiera contratado una póliza individual.

Daños cubiertos

La póliza ampara:

Perjuicios Patrimoniales Puros: Pérdidas económicas que no se derivan de un daño material o corporal.

Soluciones vía coberturas y/o servicios.

La póliza ofrece:

a) El abono a los perjudicados o a sus derechohabientes de las indemnizaciones a que diera lugar la responsabilidad civil del Asegurado.

b) Los gastos de defensa y pago de las costas y gastos judiciales o extrajudiciales Inherentes al siniestro.

c) La constitución de las fianzas judiciales exigidas al Asegurado para garantizar su responsabilidad civil.